0

0.00

#

Escape para todos los vehículos

Indica tu vehículo

Catálogo de primera calidad para Escape

Fabricantes de marca de Escape para automóviles

  • ELRING

Escape - Información sobre funcionamiento, reparación y recambio

Los gases de combustión de motores de gasolina y motores diésel son muy calientes y altamente tóxicos a la hora de la expulsión. Para desecharlos de forma adecuada se han desarrollado los sistemas de escape. Pero estas instalaciones también cumplen otras funciones, aparte de eliminar los gases de escape.
La función principal de un sistema de escape es expulsar el humo que se produce en el motor durante la combustión para evitar que se produzcan daños en el vehículo. La segunda función es casi igual de importante: el sistema reduce los ruidos de la combustión que se producen durante el funcionamiento normal del motor hasta alcanzar un nivel de contaminación acústica aceptable. Sin embargo, estos dispositivos también pueden tener un efecto potenciador proporcionando al vehículo una mayor sonoridad y estética. La tercera función del sistema de escape es la purificación del humo de combustión.

Componentes de un sistema de escape

Un sistema de escape consta de tres componentes:
  • La tubería que va desde el bloque del motor al tubo de escape. Está constituido por colector, tubo bifurcado en Y, tubo flexible, tubo central y tubo de escape. En el sistema de tuberías se encuentran diversos silenciadores. Dichos pueden ser silenciadores iniciales, medios o finales.
  • Es sistema de purificación de gases de escape está compuesto por el catalizador y la sonda lambda. Los óxidos de nitrógeno tóxicos que se producen durante la combustión se dividen en el catalizador en oxígeno y nitrógeno, sustancias inofensivas. La sonda lambda se encarga de medir las concentraciones de gas en los gases de escape calientes y transmite los resultados al dispositivo de control. Este regula el suministro de combustible para evitar daños en el catalizador.
  • El accesorio está compuesto por diversas abrazaderas y juntas, que son relevantes para el montaje y el funcionamiento del sistema de escape. Piezas finales y embellecedores para mejorar el aspecto del vehículo también pertenecen a esta categoría. Las juntas están sometidas a mucha presión por lo que tienden a desgastarse. En cuanto se detecten daños, conviene cambiarlas.

Averías típicas en sistemas de escape

El peor enemigo de sistemas de escape es el óxido, Dado que está expuesto a fuertes cambios de temperatura resulta prácticamente imposible aplicar una capa protectora antioxidante. A no ser que se opte por una fabricación completa en acero inoxidable muy costosa, es imposible mantener el tubo de escape libre de óxido durante un tiempo prolongado. Además, cada pieza se oxida a un ritmo diferente.
Los silenciadores se oxidan frecuentemente, debido a su gran superficie. Cuando se dañan, se percibe un leve incremento de los ruidos del motor. Por lo general, esas piezas son tan económicas que un recambio se puede llevar a cabo de forma rápida, duradera y a buen precio.
El tubo flexible suele ser de acero inoxidable Ayuda a compensar las vibraciones del motor y, sobretodo, a proteger al catalizador de vibraciones innecesarias.Los movimientos bruscos y los repetidos cambios de temperatura también tienen un efecto demoledor sobre el tubo flexible. Cuando se rompe, el motor se vuelve muy ruidoso, dado que los sonidos que emite ya no se silencian. Los tubos flexibles también son muy económicos y fácil de recambiar. Los colectores están compuestos por un tubo de hierro pesado y suelen durar durante toda la vida del automóvil. Lo mismo ocurre con el tubo central.
El catalizador está compuesto por un cuerpo de cerámica cubierto de platino. Este recubrimiento normalmente no dura eternamente. Además, el cuerpo de cerámica se puede dañar a causa de las inevitables vibraciones. Si en el control de emisiones de gases de escape no se detecta un catalizador dañado, entonces se notará por un golpeteo y un ruido metálico. En tal caso se recomienda un recambio inmediato. Un cuerpo de cerámica defectuoso pero aún existente en un catalizador, todavía se puede vender a un reciclador. La carcasa vacía, por el contrario, es chatarra.

Marco legal

Los sistemas de escape son piezas importantes para la seguridad que, además, poseen una relevancia medioambiental. Sistemas de escape defectuosos son dañinos para el medio ambiente puesto que ya no cumplen una función silenciadora y purificante. Por tanto, el uso premeditado de un sistema de escape estropeado es ilegal y puede ser penalizado con una multa.

Consejos para el mantenimiento del sistema de escape

Los sistemas de escape para vehículos de segmento B y vehículos de clase media suelen ser bastante económicos. En Expertoautorecambios.es encontrará, además, ofertas muy interesantes. Es prácticamente imposible prevenir el desgaste de los sistemas de escape. Por tanto, controlar regularmente el estado de juntas y abrazaderas es esencial a la hora de evitar tensiones dañinas o grietas en el tubo de escape. En todo caso hay que reemplazar cualquier pieza dañada a tiempo para asegurar el funcionamiento seguro del automóvil.

Bestseller: Éxitos de venta de la categoría