Pérdida de potencia en el coche – causas y medidas

Pérdida de potencia en el coche - causas y medidas

Un viaje relajado por la autopista y entonces sucede. El coche pierde velocidad de repente, pero sigue funcionando con normalidad. Este fenómeno se conoce como «pérdida de potencia» y tiene desgraciadamente muchas causas. En este artículo le explicaremos cómo actuar en tal caso.

El precio del confort y de la protección del medio ambiente

Causa de la pérdida de potencia en el coche

Un coche necesita tres cosas para funcionar: aire, combustible y chispa de encendido. Si uno de estos factores no se proporciona de forma suficiente, el rendimiento del motor disminuye directamente.

En los vehículos más antiguos, la causa de la pérdida de rendimiento se identifica rápidamente:

Suministro de aire fresco al motor: Compruebe el filtro de aire y la manguera de aspiración en busca de fugas (el llamado aire falso o secundario).
Combustible: Compruebe la bomba y el filtro de combustible.
Chispa de encendido: Compruebe la bobina, el distribuidor, el cable de encendido y la bujía.

Investigación de las causas de la pérdida de potencia de los coches antiguos

Con este puñado de medidas, los coches construidos antes de 1985 estaban suficientemente equipados para detectar una pérdida de rendimiento en la pista. Debido a la gran cantidad de sistemas y módulos de asistencia para la purificación de los gases de escape, la búsqueda de errores tras una pérdida de potencia es hoy en día bastante más difícil.

Por lo tanto, el primer paso a la hora de investigar la causa de la pérdida de potencia es la lectura de la memoria de errores.

Sensores defectuosos son a menudo los culpables

Sensores defectuosos durante la pérdida de potenciaLos sensores se utilizan para transmitir a la unidad de control un valor determinado. De este modo, se regula el suministro de aire fresco o de combustible para que el automóvil funcione siempre de forma óptima.

Sin embargo, si uno de los sensores tiene un defecto, no emite ningún valor o valores incorrectos, que la unidad de control solo puede malinterpretar. Aun así la unidades de control son capaces de detectar valores inverosímiles. Por este motivo, cada valor erróneo se registra en la memoria donde se puede leer. De esta manera, el sensor defectuoso se puede detectar rápidamente con el lector apropiado.

Un sensor consta de un cabezal de medición y un cable de señal. El cabezal consiste en una resistencia que cambia sus valores dependiendo de las condiciones ambientales. Un cabezal de medición o un cable de señalización defectuosos provocan el fallo del sensor.

Los sensores más comunes son:

CaudalímetroCaudalímetro: mide la cantidad de aire aspirada. Los bajos precios de los caudalímetros de aire en línea
Sensor de presión de sobrealimentaciónSensor de presión de sobrealimentación: mide la presión de sobrealimentación generada por el turbocompresor, el cargador G o el compresor.
Sensor de temperatura de admisiónSensor de temperatura de admisión: mide la temperatura del aire aspirado.
Sensor de temperatura del motorSensor de temperatura del motor: se encuentra principalmente en el circuito de agua de refrigeración y, por lo tanto, mide indirectamente la temperatura del motor.
Sensor del cigüeñalSensor del cigüeñal: mide el ángulo de rotación del cigüeñal.
Sensor del árbol de levasSensor del árbol de levas: mide el ángulo de rotación del árbol de levas.
Sonda lambdaSonda lambda: mide el oxígeno residual en el gas de escape.

Sonda Lambda en oferta especial

¡Sonda Lambda de Bosch en oferta especial!

hoy de 24,32 €

Compra ahora

Sensor de nivel en el filtro de partículasSensor de nivel en el filtro de partículas: mide el estado de carga del sistema de depuración de gases de escape.

Los sensores se diseñan generalmente como piezas de desgaste. Su sustitución es relativamente sencilla. La cantidad de piezas a desmontar para su cambio es bastante reducida. Su precio de compra también es muy reducido en comparación con otros componentes. Una vez sustituido el sensor, es necesario reiniciar la memoria de errores de la unidad de control. Entonces el problema de la pérdida de rendimiento debería estar arreglado.

El envejecimiento no es la única causa

Los sensores son piezas de desgaste con una vida útil limitada

Los sensores son piezas de desgaste con una vida útil limitada. Aun así cuando falla un sensor es aconsejable examinarlo exhaustivamente. Un sensor obviamente quemado no tiene nada que ver con el desgaste debido al envejecimiento excesivo. En tal caso el defecto es más grave y se ha de subsanar cuanto antes.

Por supuesto, también puede ocurrir que los valores emitidos por el sensor sean correctos, pero el módulo en el que se miden los valores esté defectuoso. Si la pérdida de potencia no se repite después de sustituir el sensor, pero se vuelve a mostrar el mismo mensaje de error, debe «profundizar«.

pérdida de potencia pequeño mantenimiento

Muchas de las causas de la pérdida de rendimiento son todavía triviales: filtros de aire, bujías, cables de encendido defectuosos omangueras de admisión porosas también pueden, por supuesto, causar los problemas conocidos en los vehículos modernos. No obstante, hoy en día los mismos sensores indican con gran fiabilidad dichos defectos.

Funcionamiento del motor de emergencia como señal de advertencia

El control moderno de los vehículos puede, hasta cierto punto, evitar que el coche se destruya prácticamente a sí mismo. Para ello, la unidad de control conmuta el motor al llamado «programa de marcha de emergencia».

Funcionamiento del motor de emergencia como señal de advertencia

Esto resulta en un rendimiento significativamente reducido y un aviso en el salpicadero. Este programa de emergencia se activa, por ejemplo, cuando el motor empieza a sobrecalentarse. La función de la operación de emergencia es poder llevar el vehículo al taller más cercano de forma más o menos segura. Por lo tanto, uno no debe ignorar o aceptar el hecho de que el coche vaya un poco más lento. Si se espera demasiado, se corre el riesgo de que el motor sufra una avería total a pesar del programa de emergencia. Esto puede ocurrir fácilmente con problemas térmicos.

Válvula EGR como freno de potencia

Válvula EGR como freno de potencia

Uno de los componentes de la purificación de gases de escape en vehículos diésel es la válvula EGR. Esta devuelve los gases de escape ya quemados a la cámara de combustión y reduce así la temperatura de trabajo. Esto resulta en menos óxidos de nitrógeno.

Sin embargo, la válvula EGR es muy susceptible al hollín. Esto significa que se depositan partículas de hollín que perjudican la función reguladora de la válvula y estrechan el conducto. Por lo tanto, una válvula EGR debe limpiarse regularmente. Si la válvula EGR está defectuosa, también se informa a la unidad de control. Si el defecto progresa, la unidad de control puede activar de nuevo la marcha de emergencia del motor, lo que provoca una pérdida de potencia.

Pérdida gradual de potencia con la edad

Los motores son conjuntos dinámicos con muchas piezas móviles. Su rendimiento está determinado en gran medida por la compresión, es decir, la forma en que la mezcla de aire y combustible se puede comprimir.

Pérdida gradual de potencia en el coche

Dos componentes son decisivos para ello: las válvulas y los segmentos de pistón. Una válvula con fugas hace que prácticamente todo el cilindro falle inmediatamente. No obstante, este defecto se nota rápidamente.

Sin embargo, un anillo de pistón defectuoso puede pasar desapercibido durante algún tiempo. La pérdida de rendimiento es más bien un proceso lento y silencioso. Una vez que el segmento de compresión permita la penetración de lubricante, se detecta el defecto por la coloración azul de los gases de escape. Hasta entonces el motor ya habrá perdido bastante rendimiento. Esta reparación es una de las más complicadas de un coche.

Punto débil: turbocompresor

El punto débil del turbocompresor

Los turbocompresores se utilizan para comprimir el aire aspirado y aumentar la presión de admisión.

Su principio de funcionamiento es realmente muy simple: dos hélices están conectadas a un eje en una carcasa. Un tornillo se acciona por el flujo de gases de escape. De este modo se gira también el segundo tornillo. Su tarea es comprimir el aire aspirado. Un turbocompresor averiado ya no comprime el aire: el motor pierde potencia y el automóvil va más despacio. Aunque los turbocompresores son bastante fáciles de cambiar, son muy caros.

Permanecer alerta

causa trivial de la pérdida de potencia

Una pérdida de rendimiento en un coche puede tener una causa pequeña, barata y trivial. Sin embargo, con bastante frecuencia es un presagio de daños importantes en el motor. Por lo tanto, nunca debe ignorar este síntoma, sino comenzar inmediatamente a investigar las causas y remediar el daño. Con algo de suerte se puede evitar un daño mayor.

Foto: PK Studio, Matis75, Lily Studio, Zapp2Photo, rocharibeiro, Stason4ik, kurhan, CAT SCAPE, Pavel Shlykov, Alraun, Iaroslav Neliubov, Comedstock / shutterstock.com

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (40 Opiniones, promedio: 4,78 de 5)
Cargando...